logitech g203 prodigy

ANÁLISIS LOGITECH G203 | ¿EL MEJOR RATÓN GAMING LOW COST?

Antes de haber probado el ratón Logitech G203 Prodigy, probé varios ratones de gama media. Pero la sensación de conformidad que me transmitió el ratón de Logitech no la había sentido nunca antes. Incluso después de haberme acostumbrado al 100% a un ratón de bajas prestaciones, lo cierto es que no hay nada como el G203 Prodigy.

 

La carta de presentación

El empaquetado por parte de Logitech es sencillo, aunque la propia marca se esfuerce en mantener un diseño sólido, compacto y minimalista. Este estilo de empaquetado hace hincapié a su mouse como una pieza de hardware técnica, no como un simple periférico gaming. Todo esto acompañado de un exterior  de color azul claro y negro mate, que hace que resalte más a la vista.

 

logitech g203 prodigy

 

Cuando retiré por primera vez el ratón, mi primera impresión fue que era muy ligero y elegante. El G203 Prodigy viene dotado con dos botones laterales, los típicos vamos, un botón central para cambiar los dpi, y una ruedecilla bastante cómoda la verdad.

Los DPI oscilan entre el valor mínimo de 200 hasta los 6.000 DPI. Los dos botones laterales se encuentran en en la parte superior de donde descansa el dedo pulgar, aunque los clics de estos no acaben de ser del todo buenos. El ratón también cuenta con una semi luna transparente y un logotipo de Logitech que se ilumina a nuestro gusto, ya que es RGB.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que el G203 Prodigy es capaz de tomar hasta 1000 fotografías por segundo, esto es un total de 8 veces más que un ratón tradicional de gama media-baja. Para ser un poco más precisos, es como si estuvieses jugando y de golpe pasaras de 30 fps a 120, esa fluidez se nota a la hora de jugar.

 

logitech g203 prodigy

 

La pagina web de Logitech nos ofrece la posibilidad de descargarte los últimos drivers para poder configurar al máximo nuestro ratón. Reasignar botones, configurar la iluminación y las variables de color, etc. Todo esto acompañado de una interfaz intuitiva, bien diseñada y que no consume muchos recursos. Ah, y también funciona en conjunto con otros productos de Logitech, como por ejemplo auriculares, teclados o cámaras web, permitiendo poder hacer transiciones de colores que se propaguen a los otros periféricos.

Todo esto se suma a una impresionante presentación visual. Sin embargo, la falta de más botones significa que este producto es una opción totalmente diferente a los jugadores de MMO’s que buscan algo más que les ayude a hacer malabares con sus personajes. Así que podemos decir con certezas de que este ratón esta diseñado para los FPS, los shooters.

 

logitech g203 prodigy

 

¿Realmente vale la pena?

Ansioso por probar el nuevo Logitech G203 Prodigy, abri el CS:GO y entré en un servidor público a disparar como un loco. El hecho de que el ratón tenga esta forma ahuevada hace que sea mucho más simple agarrarlo y deslizarte por la alfombrilla de manera cómoda y rápida.

La verdad es que nunca había probado algo tan preciso, y aunque suene exagerado no lo es. La capacidad de respuesta es inmediata, lo que significa que en ciertos momentos de la partida, cuando la victoria se traduce en píxeles y puntería, tienes en tu mano el arma perfecta para asestar el headshot que te gana la partida o quizás la ronda.

 

 

El punto más importante de este ratón es su precio, ya que por 35€ puedes adquirir el Logitech G203 Prodigy. Y esto es muy importante, ya que los ratones de gama alta tienen un precio que suele rondar entre los 50-70€, y muchas veces no estamos dispuestos a gastarnos tanto dinero en un ratón. Así que si estás buscando un ratón de gama alta a un precio increíble no dudes en comprártelo.

 

Aunque este ratón no te convierta en un mejor jugador, estoy seguro de que el G203 sin embargo,  te ayudará a ser más preciso gracias a su mecanica.

 

Puedes comprarlo en Amazon por 35€.

 

Si te ha gustado este análisis, puedes leer también análisis de la 1080 ti de MSI que analizamos desde Tira del Cable.

Más artículos
papers, please corto
PAPERS, PLEASE SE CONVIERTE EN UN CORTO – ¡GLORIA A ARSTOTZKA!