Wario

VIDEOJUEGOS EN LA GRAN PANTALLA – DE LA DECADENCIA AL ÉXITO

Versiones cinematográficas de videojuegos, una tendencia cada día más popular

En la última década hemos experimentado la mayor globalización y popularización de los videojuegos. Gracias a la aparición de nuevas consolas o dispositivos, especialmente aquellos denominados portables, dicha globalización ha tenido un mayor alcance.

La industria del videojuego mueve millones cada año, es una de las principales fuentes de ocio en nuestros días y todos o casi todos tenemos acceso a ellos. En el mundo empresarial, el principal objetivo es generar un producto para conseguir la mayor ganancia posible, ¿cuál es a día de hoy la fuente de ingresos más segura y con mayor acogida? Efectivamente, el videojuego.

Con este artículo, quiero centrarme particularmente en aquellos videojuegos históricos y exitosos que han sido versionados por la industria cineasta aprovechando así la popularidad de éstos. En algunos casos, el trabajo realizado es espectacular y digno de aplaudir; en otros muchos, es un intento que mejor olvidar en la habitación de los fracasos.

Lanzando una idea al aire, los propios videojuegos proyectan cinematografías dignas de películas de animación de alto presupuesto; es decir, podemos considerar el videojuego una gran obra de arte: jugabilidad, historia y escenas animadas de película. Sin duda, este será otro motivo por el cual el cine desea tener presencia propia en este mundillo para hacer frente a una amenaza potencial (que a día de hoy se presenta más real que potencial) en el ámbito del entretenimiento.

Esto podría interesarte: El papel de la música en los videojuegos.

Son muchísimos los videojuegos que han sido versionados, sin irnos muy lejos en la línea temporal, podemos empezar por una de las películas más recientemente estrenadas: Warcraft (2016). Esta producción, basada en la mítica serie de videojuegos de Blizzard que da lugar al más conocido aun World of Warcraft, recibe por parte de la prensa críticas bastante negativas y pesimistas empleando como argumentos la inverosimilitud del videojuego o la ausencia de profundidad en la trama.

“Jones intenta ofrecer algo como ‘The Lord of the Rings’, sin las partes aburridas, pero sin las partes aburridas, lo que tienes es un Rasca y Pica con mazas”, Kyle Smith: New York Post.

 

“Ceguera de fan. (…) Duncan Jones, un director por otra parte brillante, se toma el ‘universo Warcraft’ tan en serio que parece no darse cuenta de lo ridículo que puede resultar.”, Nando Salvá: El Periódico.

Sin embargo, desde el punto de vista de los fans de la saga, que posiblemente dispongan de un mayor rigor a la hora de comparar ambas producciones, podemos observar que las críticas para nada guardan relación con las formuladas por la prensa. Se ensalza la calidad de la historia, referencias al videojuego, personajes, batallas y luchas. Muchos la comparan con El Señor de los Anillos y sin duda hay un gran hype por la segunda parte de esta entrega.

¿Qué puede signicar esta disparidad de opiniones? Posiblemente una falta de conocimiento del propio videojuego, de nuevo acometido por una diferencia generacional entre los críticos y muchos de los jugadores bien procedentes de la saga original o de su versión MMORPG.

Un caso totalmente contrario es el caso de Assanssin’s Creed (2015). La popular saga de videojuegos que a tantos nos ha hecho perdernos en el tiempo deleitando sus historias y alucinando con sus ambientaciones también ha sido versionada por Hollywood; sin embargo, no ha salido tan bien como se esperaba. En esta ocasión, tanto críticos como fans otorgan una puntuación en la mayoría de los casos pésima: una película que no llegar a conocer o comprender a los personajes, trama poco interesante o una falta de rigor en cuanto a pilares básicos del juego, como puede ser la historia que rodea al fruto del edén.

“Assassin’s creed: deliberadamente fea, confusa y oscura”, Quim Casas: El Periódico.

Un último ejemplo, como no podía ser otra, es el caso de la saga Resident Evil. De nuevo, la mayoría de críticas sobre la adaptación dejan mucho que desear. Una mala experiencia frente al videojuego, con un guión poco logrado y fundamentalmente absurdo, pocas referencias a los videojuegos, la presencia en la película de personajes completamente nuevos e inventados y un largo etcétera.

En definitiva, todos llegan a la misma conclusión: la película como tal tiene un aprobado, pero se constituye una absoluta deshonra al videojuego original.A la lista se pueden añadir una infinitud de adaptaciones como pueden ser Prince of Persia, Need for Speed, Hitman, Silent Hill o incluso…¡el propio Super Mario Bros!

 

No siempre es conveniente llevar el videojuego a la gran pantalla.

En ningún momento con este artículo mi intención es desprestigiar el trabajo de un gran número de profesionales y grandes nombres que se asociadan a estas producciones. Mi intención es hacer crítica sobre la mala adapción de videojuegos como consecuencia de querer aprovechar su éxito con afán de vender un producto que, en la mayoría de casos, lleva asociado adjetivos descalicativos.

Existen videojuegos históricos que dieron el primer paso construyendo los cimientos de lo que hoy en día es este mercado, videojuegos que marcaron nuestra infancia o simplemente nos han hecho disfrutar de horas de diversión sumergidos en historias y ambientaciones fantásticas.

Por ello, no es apropiado utilizar estos títulos para sobrexplotarlos, llevarlos al cine con adaptaciones muy deficientes y asociar a sus nombres malas opiniones y críticas. Posiblemente muchas de estas películas sean excelentes si no conoces el videojuego, pero en caso contrario alcanzar las expectativas y contentar al fan se presenta como un objetivo muy ambicioso y complejo.

Tanto el mundo del videojuego como el mundo cinematográfico son excelentes; eso sí, cada uno por separado. Disfrutemos entonces de dos géneros de calidad, con contenido original y dónde cada uno cumpla su misión de entretenimiento sin intromisiones. Y tú, ¿qué opinas sobre las adaptaciones cinematograficas?

Más artículos
ASCENT: INFINITE REALM – LO NUEVO DE LOS CREADORES DE PUBG